Memories

Recuerdo una noche que me acerqué a la playa sola, antes de que todos los demás aparecieran. La luna estaba en su cuarto creciente más esplendoroso que había visto jamás, brillaba en el cielo y las olas rompían su figura en el mar.

Me saqué los zapatos y noté como se me hundían los pies en la arena, fría y blanquecina. A lo lejos se divisaba en la negrura las luces de un barco, casi era una imagen fantasmal pero se me asemejó a una pintura digna de ser colgada en la pared de cualquier museo.

No se distinguía el horizonte, la oscuridad del mar se unía con el cielo estrellado y me pareció que el mundo se replegaba a mi alrededor. No había nada ni nadie más en el mundo que yo y las olas, confidentes compañeras que se unieron a mi paseo nocturno con su vaivén tranquilo y sinuoso.

Me quedé unos segundos contemplando la escena, sintiendo que mi cerebro no era capaz ni de captar ni de comprender siquiera la mitad de su belleza. Y si, la calma me invadió tan profunda y fuerte que me hizo llorar de alegría.

Ahora que ya es solo un recuerdo desearía volver y parar el tiempo pues el mundo nunca tuvo tanta placidez y belleza juntas y yo, desgraciadamente, sintiendo el vacío invadirme los recuerdos no son un consuelo.

Dadme la mano y escuchadme amigo mío, siempre puedo intentar mostraros la belleza que encierra este lugar que llamo hogar.

Advertisements

~ by soulsolstice1 on July 15, 2011.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: